“Sin la gente, hubiera sido imposible” Por Luís Andreuchi

«A pesar de que pasaron varios años, son muchas las cosasa que me vienen a la mente, como, por ejemplo, el grupo humano que formamos en esa temporada. Hoy me doy cuenta de que en el fútbol no siempre existe esto. También recuerdo a José Yudica, a la Comisión Directiva de entonces, que con 14 o 15 jugadores consiguieron el logro más importante de la historia de Quilmes. Este club me dio todo, a mi y a mi familia. Si hasta en este momento, me estoy acordando de la ciudad, de la benevolencia y la amistad que me brindó su gente. Yo llegué a Quilmes desde Rosario Central, porque me trajo Oscar López (el técnico) y José Algañaraz, al que recuerdo por siempre. Arrancamos con la dupla de entrandores compuesta por López y Caballero, que duraron muy poco porque los resultados no se les dieron y no tuvieron la oportunidad de levantarlos. Después vino Yudica, yo ya lo había tenido, fue el que me inició como jugador en Altos Hornos Zapla de Jujuy. No fue fácil el campeonato, como se podrán imaginar. Lo mejor que nos pudo pasar es que nunca nos sentimos campeones. Éramos un grupo muy humilde, compuesto por gente joven con mucha hambre de ganar algo: como el caso mío, el de Gáspari, de Bianchini, Filardo , el «Chupa» Zárate y por jugadores de trayectoria, como el «Tato» Medina, Alberto Fanesi, Raschia, Palacios, Tocalli. Esta mezcla entre la juventud de los que no habíamos ganado nada con aquellos muchachos con toda la experiencia fue lo que nos llevó al campeonato. No flaqueábamos en ningún lado y ante cualquier rival, para nosotros las finales eran todos los domingos. Pero esta mística la conocen todos en la ciudad. Entrenábamos siempre con lluvias o con piedras, hicimos miles de sacrificios, porque vale aclarar que en ese momento Quilmes no estaba para darnos todo lo que nosotros ganando comenzábamos a exigir. Pero los dirigentes se movieron a la perfección, fueron capaces. Como Cassanello, Meiszner y fue muy importante Argañaraz. El «Gordo» fue un hombre clave en la Comisión Directiva, muchas veces se piensa que los jugadores son los ú nicos que ganan un campeonato y no es verdad. Los directivos con nosotros cumplían al pie de la letra: nunca hubo un conflicto por dinero. Después de todos los recuerdos desordenados, me gustaría escribir sobre el 29 de octubre de 1978. Yo no lo viví como un partido más, quería salir campeón y ser goleador. Todas esas imágenes se me hacen imposible describirlas, por eso pido disculpas. Para finalizar, quiero decirles a los hinchas de Quilmes, que todavía están latentes en mi corazón. Les estoy eternamente agradecidos, porque sin ellos no lo hubiésemos conseguido. Soy sincero: pasé por miles de equipos. Es más, cuando era chico era fana de Central, pero quiero que sepan que hoy soy hincha de Quilmes. Sin verso.
Luis Andreuchi fue campeón con Quilmes en Rosario y goleador del plantel.

Cedido gentilmente por Gustavo Serruto
Nota: Adrian Di Blasi

0
Sin categoría 370 Comentarios desactivados en “Sin la gente, hubiera sido imposible” Por Luís Andreuchi

Comments are closed.